viernes, 7 de noviembre de 2014

ARTICULO: HOMOSEXUALIDAD, POLITICA, IGLESIA Y SOCIEDAD






Hace tiempo deje de ser niño y adolescente y superé esa etapa donde todo lo que te decían que era malo o que era pecado de verdad creía que lo era.
Con la vida y no con el tiempo, aprendes a ver cosas de una forma diferente, natural.
La primera vez que vi dos mujeres besándose o dos hombres cogidos de la mano fue una mezcla de asombro e incredulidad, un momento donde te pasan por la cabeza todas esas cosas estúpidas que te han dicho a lo largo de la vida de estas situaciones, los insultos, las enfermedades, los castigos de Dios, etc…., pero, como dije las cosas cambian.
El ser humano tiende a temer e intentar destruir todo aquello que carece de sentido para él, todo lo que le es ajeno a esa vida impuesta de reglas y cánones de moralidad. Siempre se nos ha enseñado que lo que no es aceptable es ilegal ante las leyes y pecado ante Dios.
Es como el que está a dieta y se come un plato de pasta, falta a la regla de la dieta, es débil de voluntad  y comete el pecado de la gula.
Si amas a una persona pues debes seguir unas reglas impuestas por la sociedad y la religión que si no lo haces todo lo que hagas será considerado inmoral y pecado,
Soy heterosexual, pero soy una persona que vive con sus propios preceptos de moralidad y sigo la regla del “vive sin hacer daño a nadie, vive y deja vivir”
Tengo amigos homosexuales y puedo decir que son tan normales como el carnicero, el profesor, el jugador de baloncesto o el artista de cine. Es más algunos son carniceros, profesores, grandes deportistas y artistas de cine.
Amar a alguien de su mismo sexo no es ni una enfermedad, ni una aberración ni un pecado. Es simplemente una orientación sexual tomada por una persona, en base a sus sentimientos.
Para mí una aberración es perseguir a personas y asesinarlas por no ser de tu religión, robar dinero a tu país a pesar de los grandes sacrificios que está haciendo su población, aquellos que matan animales por placer.
Para mí un pecado es vivir como reyes, en grandes pisos y áticos, con grandes comodidades, y exigirle a la gente vivir bajo “la humildad y pobreza para alcanzar el cielo”, mientras estos “representantes de la iglesia” se dan un baño de burbujas en su jacuzzi o hacen reformas millonarias a sus mansiones, y a la par de esto miles de personas y niños mueren de hambre.
No critico a la iglesia en general porque sé que hay gente que vale y que actualmente son criticados por sus ideas de renovación, sino que traten de imponernos bajo la estúpida amenaza del infierno preceptos, dogmas y normas que ellos no siguen.
La iglesia católica se ha quedado anclada en la época de a inquisición.
Menos mal que ahora quemar gente es un delito, sino todos los domingos después de comulgar veríamos grandes hogueras.
En la Biblia, ese “gran libro”, donde se encuentra contemplada toda la historia de la religión cristiana y la vida de sus protagonistas y que no deja de ser otro gran libro de historias contadas por gente que no han sido sus personajes principales, sino por gente que dicen ser los autorizados para  hacerlo, o llamados “discípulos” y que como buen libro de historia, seguro manipulado a lo largo de los siglos para ensalzar a sus vencedores y manejar la voluntad de las personas.
En ella encontraremos grandes frases como “dejad que los niños se acerquen a mi”, frase que creo que en la actualidad está siendo muy mal “interpretada” por una serie de sacerdotes.
También encontramos la de “amaros los unos a los otros” y con la que retomo el tema.
¿Importa el sexo cuando dos personas desean juntar sus vidas para ayudarse mutuamente, amarse y ser felices?
¿Es pecado que una mujer ame a otra y por esto deba ser repudiada, perseguida y señalada públicamente?
VIVE Y DEJA VIVIR
Si cada uno de nosotros nos dedicáramos a buscar la felicidad propia y la de las personas que amamos y de hacer el bien, sin tratar de ser un súper héroe de película, porque no se necesitan súper poderes, a veces basta una sonrisa para hacer un gran bien a una persona, el mundo sería otro.
En el mundo hay cosas terribles, en la que ocupar de una forma útil nuestras preocupaciones y ganas de encontrar soluciones, como: enfermedades sin cura, guerras, hambre, etc… pero preferimos hacer una “guerra santa” contra la homosexualidad, algo que representa el amor entre dos personas y no hay más nada.
No nos parece una aberración que se salven bancos con dinero público, a costa de la pobreza de la gente que termina suicidándose al perder sus hogares.
No nos parece una aberración ver a miles de personas a punto de perder la vida porque una medicina es “cara” para que la sanidad la pague, mientras políticos y banqueros son descubiertos a diario con cuentas millonarias en el exterior.
¿Por qué no ocupamos nuestro tiempo en exigir perseguir y repudiar públicamente a estos monstruos en vez de perseguir a dos personas que solo quieren brindarse amor y formar una familia?
Formar una familia. Porque aquí entra el siguiente punto de mi artículo.
¿Por qué los homosexuales no pueden adoptar tranquilamente?
Preferimos ver que miles de niños estén abandonados a su suerte, hacinados en casas para tal fin, pasando penurias, hambre y falta de oportunidades antes que una pareja del mismo sexo los adopte. ¿Por qué? ¿La homosexualidad se contagia?
No amigos, al homosexualidad nos e contagia, lo que se contagia es la falta de cerebro y la estúpida “doble moralidad” con la que vivimos.
Tener dos padres o dos madres es ser afortunado, es ser amado. Tener una familia que te quiera y te proteja, que te de consejos y t brinde las oportunidades para ser una persona de bien es lo mejor que le puede pasar a un niño.
Miles de niños tienen padres de parejas heterosexuales como lo manda la Santa Biblia y son maltratados, ignorados, y abandonados por padres irresponsables.
¿Ser hijo de una pareja heterosexual es sinónimo de éxito y felicidad? Yo pienso que no.
Pienso que el éxito y la felicidad vienen dada por el número de oportunidades que les brindemos a los niños para que sean hombres y mujeres de bien, y mientras más grande sea la lista de personas que estén dispuestas a brindarle estas oportunidades mejor.
El mayor daño que hace el ser humano a algo, es cuando intenta proteger ese “algo”.
Queremos proteger tanto a las personas que cerramos cualquier vía legal y la llenamos de trabas y burocracia que a veces solo los verdaderos malvados, los que tratamos de evitar que lleguen, tienen acceso a ella.
Tener fe en algo que nos enseña a amar no es malo. Malo es cuando en nombre de esa fe nos manipulan para odiar y despreciar algo.
Se critica tanto a la homosexualidad como una enfermedad inmoral y aberrante, y mientras tanto miles de mujeres mueren cada año en todo el mundo víctimas de la violencia “heterosexual”, a manos de su pareja o ex pareja.
De esto si no nos preocupamos, o por lo menos hacemos la vista gorda, porque es costumbre del ser humano, despreocuparse cuando algo que está sucediendo en casa del vecino, no nos afecta en la nuestra.
Pero preferimos preocuparnos por cosas que de una vez deberíamos aceptar y comenzar a ver como normales, porque simplemente la sociedad ha cambiado.
Deberíamos dedicar nuestro tiempo en cosas verdaderamente importante.
No es posible que nos asombre más el beso entre dos hombres o dos mujeres y nos “la sude” que un político robe millones de euros gracias a desmantelar presupuestos dedicados a hospitales y educación.
¿Quién hace más daño?
Creo que es hora de despertar y seguir nuestros propios dogmas, preceptos y reglas, de labrarnos nuestros propios caminos, bajo normas comunes de convivencia para evitar el caos, y madurar como humanos.
Está comprobado que en la actualidad no podemos confiar en aquellas instituciones que pretenden guiar nuestra vida como sociedad bajo unas reglas que no siguen ellos mismos, creando una ruptura de clases, donde lo importante no es el bien común sino el suyo propio.
Instituciones minadas por la corrupción, la maldad, la mentira, la manipulación y llenas de ideas retrogradas dignas de épocas inquisitorias.
Abrir lo ojos.
VIVIR Y DEJAR VIVIR.

1 comentario:

  1. TE APLAUDO!!!! TE ABRAZO!!!! Y GRACUAS POR COMPARTIR Y VOLCAR TU PENSAMIENTO AL PAPEL!!!!!!

    ResponderEliminar

Hola!!!! Gracias por tu comentario.